“Las clases están abiertas a personas de todas las edades y condiciones físicas.”

Chi Kung y Tai Chi presentan distintos matices pero son esencialmente lo mismo. Si los practicamos conjuntamente se retroalimentan. El Tai Chi puede contemplarse como un contenedor de Chi Kung y el Chi Kung como un Tai Chi más sencillo e íntimo.

El Chi Kung explora la fluidez y espontaneidad en el movimiento. También la enorme riqueza sensitiva de nuestro cuerpo.

La consciencia en la respiración y en la percepción de nuestra corporalidad nos estiran y desbloquean con suavidad. Los órganos internos se masajean y revitalizan y adquirimos de forma natural una mayor vitalidad.